poesia

All we ever wanted was everything

Destierro de mí

Florecen grietas en el muro,

y su solidez decrece.

Roba la luz a mis plantas.

Su verdor se ha caducado,

y ya no hay cara bonita,

ni flores que lucir.

Destierro de mí

Del vuelo del ave en tu boca,

acostumbrada a su revoloteo

y a su cálida retórica entre horas.

Destierro de mí

Me envuelvo en tiempo y silencio,

en la espiral ilusoria.

Infinitud rasgando el vacío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.