Down To Earth

Aparecen tus palabras, me traspasan, como rayos entre las comisuras de una puerta que ha quedado entreabierta.

Una leve brisa la empuja, y hace amago de abrirse, como mis ojos cuando te pienso.

Apenas entreveo tu figura sostener el ritmo pasivo en la lucidez de una mañana que no acaba de llegar.

Me sumo en el bucle, en la perdición de tu ingenio melódico.

Nos vemos en tus letras, pegadizas, resbaladizas, aprietan.

Se despedazan frente a nuestras caras lánguidas

nos arrojan a mirar los pasos ajenos,

bocas desdibujadas entre los bastidores de una ciudad que nadie vela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.