Ensoñación diurna

Ensoñación diurna I

Ciudad latente

Siento su latido a cada paso,

trepidante

Y en tus manos mi fluir

Llegas a tiempo a nuestro 

desencuentro.

Ensoñación diurna II

Confórmate,

más allá no existe

Ansiada permanencia

En la cresta de la ola

En el palpitar de tu pecho

En miradas que rozan

En el vaho de nuestra existencia

Más allá no existe

Permanencia

0 comentarios

  1. Bonita cadencia cargada de sensibilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.