poesia

For You Dear

Tu aliento en mi cara

tus manos resquebrajadas de rencor 

tu tono erudito y la pulcritud en tu despertar

una ceremonia empapada en llanto

y el rey lagarto conduciéndonos hacia el final

hubiera hundido mi cabeza en tu pecho

para saber si de verdad existía algo

aparte de un pozo profundo,

terminaría dándome contra las paredes

en busca del oro que nunca hubo.

Me reflejo en ti y escribo murmurando

tu aparición fue un espejismo en el desierto

creí llegarte y mis manos se hundieron en arena

cavando y encontrando más de lo mismo

nada

definiéndote más que nunca

nada somos

y en nada nos convertiremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.