paula cobos poesia

Querido

Querido,

te has perdido tanto,

yo aquí tan despoblada,

y tú tan altivo

tambaleándote en tu porvenir.

Querido,

cómo esperarte,

cuando no te hallo.

Serán mis pestañas punzantes,

mis pómulos distinguidos,

o mi boca,

donde te asomas

como a un precipicio a punto de caer.

Querido,

extraño tus brazos,

prolongados e interminables

abarcan mi presencia.

Tus manos imperfectas,

con las que batallaba

por la noche.

Querido,

te antojas tan desocupado,

serán tus pies,

no te dejan parar,

que nadie se entrometa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.