poesia

Retroceso

Observa las golondrinas

en lo alto de la catedral

se creyó que a su edad ya miraría por encima del hombro

no por altura sino por compostura

a vecinos, conocidos y amigos

su cima sobre ruinas le dejaba todo el tiempo del mundo

para observar a todo tipo de aves

volaban en círculos sobre su cabeza

las sentía revoloteando en su mente

admiraba su imponente plumaje

no podía dejar de envidiar su vuelo

se creyó que a su edad ya habría pisado todos los continentes

pero solo el pasado fue pisado

pisoteado

insaciable de consuelo

aún lo buscaba en las callejuelas de una ciudad estancada

se creyó que a su edad se refugiaría en su casa con vistas

pero no hay refugio

ni vistas

deshace su mirada sobre las copas de los árboles

esparciéndose en sus troncos erguidos y burdos ramajes

brotó de nuevo su complejo de encorvado

se creyó que a su edad extrañaría sentarse en este banco

pero cómo extrañar algo que nunca se ha dejado

el tiempo vuela,

como las golondrinas.

Paula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.