Take It as It Comes

El tiempo, irremediablemente efímero,

se recrea en tu ausencia 

que me vacía de mí.

El tiempo, ecuánime 

se antoja piedra,

desplomándose colina abajo.

El tiempo, arrasa caminos

hasta despojarnos de todo lo que creímos ser,

sin lamentos.

El tiempo, nos hace recordar

que somos pasajeros, 

fugaces de lo infinito,

un cúmulo de instantes perecederos.

El tiempo, alude a nuestra deuda eterna.

1 comentario

  1. milarepa60 dice:

    Muy sutil… como el tiempo. Bella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.